jueves, 4 de septiembre de 2008

Picu Pienzu (1160m)


La famosa cruz del Picu Pienzo


Llevaba medio verano intentando subir a la famosa cruz del Picu Pienzu y como tengo el gran privilegio y la gran suerte por el verano de verla desde la cama, los días que hacía niebla o me había pasado un poco de la raya con los gin-tonic la noche anterior, daba media vuelta y a dormir otro poco, y por fin el 20 de agosto del 2008 subo la persiana hacia las 10 de la mañana y al fin despejado con una vista increíble de toda la sierra del sueve.
Para llegar al punto donde comienza la ruta solo hace falta coger la autopista con dirección hacia Santander y salir en Colunga, unos cincuenta kilómetros desde Gijón, una vez fuera de la autopista cogemos dirección al mirador del fito, y dejamos el coche en el mismo mirador en el que hay un pequeño aparcamiento. Dicho mirador (598m) fue construido en el año 1927 por iniciativa del doctor Antonio Pérez Pimentel y a cargo del ingeniero José María Sánchez del Vallado, con el apoyo económico de muchos asturianos que se volcaron con el proyecto y fue visitado por los reyes de España en el año 1970.
Pues bueno, ya que esta vez iba solo, hacia las once y media aparque el coche en el pequeño aparcamiento, que por cierto ya estaba hasta la bandera de coches y de gente contemplando las impresionantes vistas que se pueden ver desde dicho mirador, toda la rasa costera desde Gijón hasta Ribadesella ya que el día estaba totalmente despejado.
La ruta comienza justamente en frente del mirador donde hay un cartel que nos indica a duras penas el recorrido a realizar, tengo que decir que la ruta no esta nada indicada y es una pena porque esta ruta al cabo del año la realiza muchísima gente, y es una zona en que la niebla baja rapidísima mente por la cercanía del mar, y al no estar absolutamente nada indicada puede dar muchos rompederos de cabeza e incluso algún disgusto, porque como decía, aquí la niebla se puede cortar con cuchillo.
Al poco de subir por un pequeño camino zigzagueante se llega a un peñón cubierto por una gran cantidad de pinos y que está ocupada en su parte más alta por unas ruinas de un pequeño refugio de cazadores, que fue levantado por la antigua Diputación Provincial de Asturias durante los años treinta, dicha loma se llama Piedra Redonda (623m) y es el techo de Caravia.


Las primeras vistas ya eran magnificas al poco de iniciar la subida.


Una de las muchas majadas que encontramos por el camino, con la cruz al fondo.


A lo lejos ya podemos divisar la cruz del Picu Pienzu en una de sus caras menos conocidas.

El sendero bordea ahora las ruina para proseguir a media ladera por un camino paralelo a la carretera que desciende desde el mirador. La senda se dirige hacia el interior por la vertiente izquierda toda esta. ladera está poblada con abundantes pinos, y continúa casi sin pendiente durante más o menos un kilómetro hasta una pequeña collada.
Hasta esta zona todavía se pueden encontrar los típicos turistas disfrazados de intrépidos montañeros con su chándal de Carrefour y su faltriquera (cuando yo era joven lo llamábamos mariconera), que luego cuentan a la vuelta de sus vacaciones sus intrépidas incursiones por los montes asturianos (cuando llegara el otoño coño), y lo único que hacen es dejar restos de botes y todos los restos de la comida esparcidos por toda la senda, pero gracias al fuerte relieve asturiano de aquí no pasan porque desde esta collada ya empieza la primera subida, y ellos prefieren contar todos hinchados y orgullosos a sus amigotes en el bar debajo de casa que hicieron la ruta entera que ponerse a caminarla de verdad.
Bueno como decía nada más pasar esta collada seguimos caminando por un sendero que faldea con rumbo suroeste los últimos contrafuertes del Cantu la Teya. Seguimos por la vertiente norte, con unas vistas imponentes sobre el litoral cantábrico pudiendo distinguir perfectamente Lastres y todos los pueblinos de alrededor. Después avanzamos en llano avistando el resto de la costa entre pinares quemados por las tormentas de primavera.
Cruzamos más adelante por la majada del amor, con restos de cabañas de pastores ahora ya en muy mal estado llegando a la vega del Bustucu (676m), aquí hay una fuente situada a la derecha de la pista, que al ser agosto y con estos calores estaba completamente seca, tras esta fuente empezamos a afrontar un costoso repecho y un poco antes de llegar al final de dicho repecho escondida entre unos árboles a mano izquierda encontramos la única fuente que tenia agua en toda la ruta, llamada la fuente de los dos caños.
Ahora continuamos ladera arriba por las camperas llenas de vacas y asturcones (ver fotos), hasta llegar a la majada de Beluenzu (928m), aquí encontraremos un abrevadero para el ganado y ya podremos divisar unas magnificas vistas de los Picos de Europa y justo debajo se aprecia perfectamente Arriondas.
Seguimos caminando hacia la ladera meridional del picu Pienzu y ya podemos apreciar a lo lejos la cara memos conocida de la cruz de dicho pico, ahora nos toca caminar el más empinado repecho de todo el recorrido que aunque no hay ningún camino marcado hasta la cima no hay ningún problema en los días despejados como este, ya que pronto empezaremos a divisar la cruz que nos servirá de referencia este último repecho es un verdadero rompe piernas ya que con el calor que hacia (por lo menos 30º), tuve que parar varias veces hasta llegar a la ansiada cruz metálica.
Una vez en la cima y después de coger aliento y beber un poco para reponer fuerzas la vista era excepcional, desde aquí se contempla de un solo vistazo el punto más elevado de la geografía asturiana y el lugar más bajo de la misma, que son Torrecerredo y la rasa costera de Colunga, también se podía divisar perfectamente el puerto del Musel de Gijón y la rasa costera cántabra.
Este pico con sus 1160,6m de altitud es el monte mas alto de Europa con relación al mar y ha sido el faro natural de referencia para todos los navegantes que desde la antigüedad se aproximaron a las costas asturianas.
La enorme cruz de hierro que se encuentra en la cima del Pienzu mide 16m de altura, se alzó por iniciativa de la familia de indianos Victorero Lucio de Lastres, que colocó una cruz de madera el 25 de septiembre de 1915.
A lo largo de la historia fue restaurada en dos ocasiones debido a los fuertes vendavales que la destruyeron. La última reposición se lleva a cabo el 29 de noviembre de 1954. Fue subida hasta el pico en piezas y bendecida el 18 de septiembre de 1955 durante una multitudinaria fiesta celebrada en la campa de Mergullines.
Bueno que al fin y al cabo merece muy mucho conocer el Picu Pienzu y deleitarse con las fantásticas panorámicas que se observan desde la cruz, el regreso lo hacemos por el mismo sitio reduciendo mucho el tiempo,
Pablo Lara.


Tiempo: 4horas 30 minutos.
Dificultad: baja (siempre que este el día despejado)


Una vista de Arriondas con los Picos de Europa al fondo.

Un asturcón retozando en la campera.


El último trecho se complico bastante a causa del duro calor, pero siempre vigilados por la famosa cruz del Pienzu.


Ya me falta muy poco para coronar.


Las vistas desde la cumbre son impresionantes.


Un amable montañero me saco esta foto para inmortalizar el momento en la cruz, que luego dice la gente que mucho hablar pero nunca salgo en la cima.


Asturcones buscando sombra porque el día era verdaderamente caluroso.


Un asturcón con su cría descansando y los Picos de Europa al fondo.


La vaca asturiana compartiendo una de las muchas majadas del Sueve con los asturcones sin ningún problema.

3 comentarios:

hot stock tip dijo...

very nice! hahahahaha

cool dudes games dijo...

im your favorite reader here!

Pablo Lara dijo...

Muchisimas gracias amigos, un saludo.....