viernes, 26 de febrero de 2010

Pola de Lena-La Cobertoria


Después de haber estado todo el sábado peleándome con el sofá y sin salir de casa debido al mal tiempo que hacía en toda Asturias nevando incluso a cotas de unos doscientos metros, pues el domingo 14 de febrero del 2010 como no aguantaba más me decidí a hacer un paseo de unas tres horas por la zona de Pola de Lena.
Hacia las 10 de la mañana llego en tren a Pola de Lena con una temperatura de un grado que marcaba el termómetro de la estación, nevando me dirijo a tomar un café bien caliente y un pastelín en la estupenda cafetería La Palmera mientras esperaba a ver si dejaba de nevar para comenzar el paseo, después de leer todos los periódicos para hacer tiempo con la esperanza de que se calmara un poco el tiempo y en vista de que eso no sucedía me armé de valor, me abrigue bien y me puse a caminar.
Me dirijo con un frío que pela y nevando hacia la pasarela peatonal y paso por encima de la autopista, una vez pasada la pasarela giro hacia la izquierda para coger la carreterína que sube al pueblo del Valle que está más o menos a unos dos kilómetros de dicha pasarela y en constante pendiente.
Antes de llegar al pueblo de El Valle y nevando todo el tiempo paso por una zona llamada Los Campos donde encuentro a una cuadrilla de cazadores que deben estar tan chiflados como yo para salir de casa con un día como este, una vez llegado al pueblo de El Valle, en las primeras casas sale un camino cementado hacia la derecha que sube hacia el centro del pueblo, donde encontramos una bonita fuente y un lavadero donde tenemos varias señales en estado ruinoso de alguna ruta, entre ellas la del PR-AS 85 que es la que yo sigo.
Cargo la cantimplora de agua fresca en la fuente donde me vienen a saludar un par de perrinos y cojo una pista que llanea y discurre entre arbolado y muy facil de caminar si no fuera por el barro, pero que se podía esperar de un día como el de hoy, así que con paciencia me arrimo hacia los bordes del camino para intentar esquivar el barro lo más posible, la pareja de perrinos que me acompañaron durante un buen rato, la verdad era que les preocupaba bien poco el barro y el estado de la caleya.
El camino no tiene perdida en ningún momento y es de muy fácil caminar ya que casi todo el tiempo vamos llaneando o cuesta abajo, al rato llego a una bifurcación en la que encuentro una cabaña de con un prado, en este punto cogemos el ramal que sale hacia la derecha y que pasa al lado de la cabaña de piedra, al poco de pasar dicha cabaña comienza una bajada por un antiguo camino, ancho, empedrado y con piedras muy sueltas y resbaladizas a causa del agua nieve que estaba cayendo en esos momentos.

El lavadero del pueblo de El Valle donde nos indica el camino a seguir.


El bonito pueblo de El Valle


El camino que cogemos al salir del pueblo de El Valle


Como se puede ver el frío a esa hora era muy intenso






El famoso puente y el bonito pueblo de Columbiello


Al poco llego a un arroyo que según me habían dicho no tenía por que haber ningún problema para atravesarlo por encima de las piedras, pero haber quien era el guapo que lo atravesaba con la riada que traía debido al mal tiempo de este invierno, así que me tuve que armar de paciencia retroceder unos cuantos metros saltar a una finca y pasar por un puente todo “cutre” que había en dicha finca (ver foto) y volver a saltar otra muria para salir a una carretera local que se dirige al bonito pueblo de Columbiello, una vez en dicha carreterína sale un camino cementado que es el que tenemos que seguir sin falta de entrar al pueblo, pero como era pronto y no conocía Columbiello fui a dar un paseo y a perderme por sus calles para conocerlo y hacerle alguna foto y refrescarme en la magnifica fuente del pueblo al lado del lavadero y de un viejo molino en estado ruinoso y lamentable como la mayoría de los molinos en Asturias y como no conocer la iglesia de San Vicente donde hice un descanso mientras hablaba un poco con una señorina muy agradable que me dio las indicaciones oportunas para no perderme en mi camino hacia Santa Cristina de Lena.
Una vez visitado el pueblo retrocedo unos metros para coger el camino antes mencionado, sigo por este camino ancho y de tierra que más adelante se convertiría en estrecho con muchas piedras y muy resbaladizo debido a su inclinación, al rato llego a un par de casas al lado de la carretera donde coincido con una concha del Camino de Santiago, una marca blanca y roca del Camino de la Plata y la blanca y amarilla que yo estoy siguiendo, un poco más y no tienen pared para poner más marcas ya que en ese punto confluyen los tres caminos; en este punto giro hacia la izquierda con la intención de ir dirigiéndome hacia La Cobertoria.
Al poco de caminar llego a la magnifica estación de La Cobertoria donde talmente parece que nos transportamos a la época de las películas de José Luis Garci, ya que esta estación está perfectamente conservada y guara el encanto de las estaciones de antaño que ya les tardaría a las estaciones de hoy en día parecerse en algo a las de esa época.
En lo que fue en su época esta magnifica estación han puesto una “Aula del Prerrománico” donde te explican toda la historia de la ermita de Santa Cristina, la pena es que cuando yo llegué ya estaba cerrada dado que cierra a la una y media y yo llegué diez minutos más tarde.
Después de hacerle unas cuantas fotos a esta magnifica estación vuelvo a pasar por debajo de las vías para tomar un camino empedrado que sale de la casa frente a la estación, en fuerte subida pero en muy poco tiempo nos situamos en la explanada donde se encuentra esa joya del arte prerrománico que es la ermita de Santa Cristina.
Esta ermita fue declarada Monumento Nacional en año 1985 y declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO.
Restaurada completamente en 1893 por Juan Bautista Lázaro, quién le reconstruye la bóveda central, arruinada desde al menos tres siglos antes.
Esta impresionante ermita está situada totalmente aislada en una loma y rodeada de un magnífico paisaje, esta iglesia de la que no existe ninguna referencia en los documentos de la época, es considerada como la última construcción del periodo ramiriense.
Pues bueno después de hacerle un montón de fotos con toda la tranquilidad del mundo dado que con el día que hacia solo estaba yo visitándola me refugie un poco dentro del pórtico para esperar a que amainara un poco el tiempo y me dispuse a bajar otra vez hacia la estación de la Cobertoria que no son más de diez minutos, espero un poco en la estación muerto de frío a que pase el tren y de regreso a casa que no está el día para mucho más.
Pablo Lara.

Dificultad: Ninguna.
Tiempo: Con paradas para las fotos y con mucha calma unas tres horas.


Vista en sepia talmente nos recuerda otra época la magnífica estación de La Cobertoria.





Santa Cristina de Lena, la joya de la Corona



Esta última foto esta tomada desde el interior del pórtico, donde estaba resguardado esperando a que se calmara un poco el tiempo

3 comentarios:

tola dijo...

Me gusto mucho tu propuesta de ruta aunque me conozco muy bien la zona. Las vistas de Santa Cristina son únicas.

tola dijo...

Me gusto mucho tu propuesta de ruta aunque me conozco muy bien la zona. Las vistas de Santa Cristina son únicas.

Pablo Lara dijo...

Muchas gracias Tola, un saludo.