martes, 24 de diciembre de 2013

Pico el Xerrón (1.502m) y bosque El Castrillón (Tarna)

Disfrutando del bosque El Castrillón.


Creo que este año fue sin duda uno de los que mas bosques visité en otoño desde hace mucho tiempo y este en concreto que fue el último de este otoño tan impresionante que tuvimos resultó ser otra joya de la corana asturiana.
Emprendemos el viaje con un día bastante desapacible y ponemos rumbo hacia el pueblo de Tarna (996m), a los pocos metros de dejar el pueblo a nuestra derecha en un recodo de la carretera aparcamos el autobús, cogemos los bártulos, nos abrigamos ya que la temperatura a eso de las diez de la mañana era bastante fresca y emprendemos nuestra caminata de hoy. Caminamos unos metros por la carretera en dirección al puerto y al poco cogemos una desviación hacia la izquierda en fuerte pendiente que nos situará bajo la Sierra de Tables, al poco ya tuvimos que parar a quitar ropa debido a la pronunciada subida, proseguimos la caminata bajo una leve lluvia y al poco llegamos a las cabañas de nombre Los Navarones, al llegar por fin parece que deja de llover y podemos también quitar la incomoda capa (como la odio coño), continuamos siembre en pronunciada subida por un camino que nos conducirá sin perdida al collado del Pereu Oriental (1.425m), en este punto y con una niebla que no se veía ni pa cantar nos agrupamos todos ya que la niebla nos podía jugar una mala pasada.
Desde aquí todos bien agrupados como digo por causa de la intensa niebla vamos ganando altura en fácil ascenso hasta la cumbre del Pico El Xerón (1.502m) desde donde dicen que se disfruta de unas excelentes vistas pero como digo, nosotros no veíamos casi ni la cruz del pico, este sitio con un día despejado tiene que ser precioso ya que es todo el tiempo una subida cómoda y fácil y sin ninguna dificultad, tendré que volver para comprobarlo.






Comenzamos la ruta con un día poco apacible pero ya desde el principio con un paisaje magnífico.


Menudo otoño de bosques llevo, que gozada.


La lluvia no nos abandono en toda la primera parte de la ruta.


Subiendo hacia la cumbre con una lluvia y una niebla que poco nos dejó disfrutar del paisaje.


Al poco y sin ninguna dificultad ya estábamos en la cumbre.


Emprendemos de nuevo el descenso por el mismo camino por donde habíamos subido y nos situamos nuevamente en el collado, una vez mas como casi siempre este año el tiempo se pone de nuestra parte, por fin deja de llover y la niebla empieza a desaparecer con lo que el día dio un giro espectacular de trescientos sesenta grados, como digo desde este collado donde habíamos estado anteriormente cogemos dirección norte para introducirnos en la umbría del hermoso hayedo de El Castrillón, siempre digo lo mismo pero creo que hacía mucho tiempo que no estaba en un bosque tan tan espectacular y de unas dimensiones tan grandes, que maravilla. Emprendemos ahora una pronunciada bajada zigzagueante y siempre pisando una auténtica alfombra de hojarasca, poco a poco y disfrutando de las formas de los hayas y de las increíbles tonalidades de ocres que nos ofrecen estos centenarios árboles, por supuesto la sensación de pisar este suelo es algo que difícilmente se puede contar, un suelo blando pero cómodo, con hojas caídas ya no solo de este otoño, si no que son hojas que año tras año han hecho un suelo que es una auténtica alfombra y que decir del magnífico olor que desprenden estos bosques a cada paso, no os perdáis la oportunidad de dar un paseo por un bosque asturiano en otoño que no os arrepentiréis.
Bueno pues después de disfrutar como hacía mucho tiempo que no lo hacía por un bosque llegamos a las praderías de Vega Baxu, precioso rincón con numerosas cabañas de pastores bien conservadas, en este blog ya tengo hablado de este precioso lugar, pero haciendo la ruta que va desde Pendones hasta aquí.
Con una día de sol espléndido que hacia cuando llegamos a la braña de Vega Baxu decidimos almorzar en este estupendo lugar y disfrutar de este magnífico sitio, mientras comíamos de lo único que se hablaba era del impresionante bosque porque que habíamos bajado hasta aquí y los increíbles colores que nos ofreció dicho bosque. Una vez terminado el bocata y echado el último tragín a la bota de vino emprendemos de nuevo la marcha hacia Pendones, punto final de la preciosa ruta de hoy,
Proseguimos por un cómodo camino sin perdida que en unos seis kilómetros y disfrutando del paisaje nos va acercando poco a poco y siembre vigilados por el Tiatordos al bonito pueblo de Pendones (782m) donde damos por finalizada esta inolvidable ruta de hoy.
Pablo Lara.

Dificultad: Baja
Tiempo: 6 Horas.
Calorías: 1.724

Kilómetros: 14.2





El bosque El Castrillón, sin palabras.


Los carrasco espléndidos en esta época del año.



Llegando a Vega Baxu.

En las cabañas de Vega Baxu por fin ya sin lluvia damos buena cuenta de la comida.


En cómodo descenso y por pista hacia Bezanes punto final de la ruta de hoy.



La pista que nos conduce a Bezanes es una auténtica gozada.

Llegando al guapu pueblín de Pendones donde terminamos la ruta.

La gente de Pendones preparándose para el invierno.


El autobús en el aparcamiento del pueblo que como siempre nos espera para recogernos.

2 comentarios:

CARLOS dijo...

Preciosas fotos otoñales, una pena la lluvia. Saludos y feliz Navidad.

Pablo Lara dijo...

Gracias por tú comentario Carlos, felices fiestas