viernes, 24 de octubre de 2014

Ruta del río Casaño (Cabrales)

El precioso río Casaño.



Mas que una ruta podríamos considerarlo un paseo de montaña ya que la ruta no dura mas de tres horas, ahora que solo por ver lo increíblemente limpio que bajar este río y admirar su entorno merece la pena conocer esta magnífica ruta.
Hace años yo la hice e su totalidad con el Grupo de Montaña del Santa Olaya de Gijón, pero en dirección inversa, es decir salí de los lagos de Covadonga y llegué hasta el pueblo de La Molina donde terminaba esta ruta, pero haciendo una sola parte como fue nuestra caso es totalmente apta para todo el mundo, incluso para niños. Para llegar al punto de partida, el pueblín de La Molina, nos dirigimos desde Gijón por autopista hasta la salida de Posada, donde paramos a desayunar, desde este punto proseguimos sin perdida en dirección a Carreña, una vez pasado el Alto del Ortiguero cogeremos un desvío a la derecha bien indicado que nos llevara en dos kilómetros hasta el pueblo de La Molina, el único problema es que este diminuto pueblo tiene muy poco sitio para aparcar.
Aquí dejo un pequeño resumen en fotos de esta magnífica ruta con un día de sol estupendo que tuvimos para disfrutar, primero de la ruta y después de la comida que nos mentimos entre pecho y espalda en el precioso pueblo de Camarmeña.


 Empezamos la ruta en el pueblín de La Molina donde dejamos los coches.




Comenzamos la ruta con un día precioso, bajando desde el pueblo de La Molina en dirección al río Casaño.




El río bajaba con una transparencia increible.



Ya tenemos el otoño aquí.




Imprescindible hacer un montón de paradas para disfrutar del entorno.




Atravesamos impresionantes castaños centenarios.



Pasando por uno de los puentes que encontráremos por el camino.






Parada obligatoria para  comer un pinchín y disfrutar del lugar.




Durante toda la ruta las vistas y el entorno son espectaculares.


La Fuentina (Camarmeña)


La Fuentina es el bar al que nos acercamos a comer después de hacer la ruta, está situado en el diminuto y bonito pueblo de Camarmeña, justamente encima de Poncebos, muchas veces dormí yo en este chigre que antiguamente disponía de camas cuando andaba yo por esta zona de los Picos de Europa, teníamos que subir caminando ya que de aquella no disponía de carretera, hoy en día como es natural ya tienen una pequeña carreterina la cual se coge en Poncebos y que después de unas cuantas curvas en pronunciada subida nos sitúa en este diminuto puebín de alta montaña, La Fuentina esta regentado por Juan y su mujer, la cual es hija de la mítica Guillermina que reguenta otro bar en Bulnes y que a sus noventa y tantos años todavía saluda y charra con todos los montañeros que por allí pasan. Como digo la Fuentina es un barín de montaña de toda la vida donde podremos degustar un pote, un cocido o un cordero guisado, cocinado por el mismo Juan. Pero lo verdaderamente impresionante de este chigre es que desde su terraza mientras disfrutas de la comida, como fue nuestro caso  tenemos a nuestro lado al Urriellu, puede que sea uno de los mejores sitios de Asturias para contemplar al grande, al Urriellu, así que es un sitio único en Asturias donde puedes disfrutar de la comida y estar sentado al lado de la montaña mas impresionante de España.


Esta impresionante imagen del Urriellu, era lo que veíamos desde nuestra mesa en la terraza.




Pregunta del camarero. -¿Cuantos quieren pote de primero? - Yo, yo. yo.........



Quien dijo otoño, dijo pote.



 Sirviendo y disfrutando del pote.


Estos todavía como que el pote no les convence mucho, tiempo al tiempo.

2 comentarios:

Cienfuegos Caleyeru dijo...

La garganta del Casaño es un sitio al que le tengo mucho cariño. De crío llegúe a pasar varios veranos acampado cerca del puente que se ve en una de tus fotos, con mis padres y mi hermano. De aquella se ponía la tienda donde te apetecía. En días y días por allí no pasaba nadie más que algún pastor y nosotros a pescar y bañarnos en el río, hacer alguna hoguera y recorrer el valle.
Buena ruta para ir con críos, tendría que llevar a la mia, y mejor forma de acabar la ruta.
Un saludo

Pablo Lara dijo...

Cienfuegos, el sitio sigue siendo espectacular aunque supongo que cuando tú eras niño este sitio tenía que ser aun mucho mas auténtico, no dejes de llevar a tu hija y contarle tus andanzas por este sitio tan espectacular.
Un saludo.
Pablo Lara.